Seguro Visa Schengen | Información de Francia

Vuestro Seguro de Viaje Visa Schengen para Francia partir de 0,99€ / día ! AXA la marca N°1. Certificado en línea -Asistencia 24/24 & 7/7 - Productos a la medida.

Seguro de viaje para Francia: sumérjase en su cultura, naturaleza y gastronomía

Si ha decidido incluir a Francia en el itinerario de su viaje por Europa, tendrá la posibilidad de descubrir un país cuya diversidad de riquezas ofrece posibilidades casi ilimitadas. A París, la inefable capital, se suman las diferentes regiones francesas, cada una con sus paisajes únicos, para ofrecer un destino de excelencia para viajeros de todos los rincones del mundo. Muévase con libertad por Francia con una visa Schengen, elemento clave para ingresar al país y también para poder visitar cualquier otro de los estados del área. 

Descubra las maravillas de Francia y Europa con su visa Schengen

¿Pertenece a un país externo al Espacio Schengen? En tal caso, para viajar a Francia deberá gestionar un visado especial, la visa Schengen, gracias a la cual podrá explorar la belleza del territorio galo y, además, los otros 24 países signatarios del Acuerdo de Schengen. Entre los que se encuentran Suiza, España, Alemania, Portugal, Austria e Italia.

 

Tenga presente que deberá tramitar su visa en el primer país Schengen que visite, es decir, si es Francia su primer destino, constituirá el lugar de emisión de su visado. Para obtener su visa tendrá que proporcionar una serie de documentos. Puede informarse de todos los aspectos inherentes aquí: https://www.axa-schengen.com/fr/pays-schengen/assurance-visa-schengen-france (en francés)

Saque partido de un seguro de viaje en Francia perfecto para usted

En el momento de solicitar su visa Schengen se requerirá una póliza de seguro específica y válida para tal efecto. Este seguro de viaje le brindará una eficiente protección durante su estancia en Francia, y también al encontrarse en cualquiera de los otros países que desee visitar. Existen dos condiciones básicas que su seguro debe cumplir, y que son la cobertura de los costes de una repatriación, necesaria en caso de accidente grave o fallecimiento, y la capacidad de solventar los gastos por emergencias médicas, por una suma asegurada mínima de 30.000 euros.

 

Viajar con una óptima protección le permitirá disfrutar de cualquier estancia en el extranjero de la mejor manera. Por eso, al contratar su seguro de viaje obligatorio para Francia tendrá la oportunidad de contratar interesantes coberturas adicionales, que podrá seleccionar en función de su situación y sus planes de viaje. Entre ellas figuran beneficios como el cuidado de sus hijos menores de 18 años, la compensación diaria en caso de hospitalización, la posibilidad de asegurar su equipaje y/o sus documentos, etc. Podrá optar por las coberturas que considere más oportunas para usted, para las personas que le acompañen en su viaje y para sus efectos personales, gracias a las cuales podrá moverse con una agradable dosis extra de tranquilidad.

Cómo llegar a Francia

En avión: Francia cuenta con varios aeropuertos internacionales. En París se encuentran el principal aeródromo del país, el París Charles-de-Gaulle, situado a 25 kilómetros al norte del centro, el París Orly, que es el más antiguo pero aún gestiona muchos vuelos, y está situado a 14 kilómetros del centro urbano, y el Paris-Beauvais Tillé, utilizado por las compañías de bajo coste, ubicado a 77 kilómetros del corazón parisino. Además, hay aeropuertos internacionales en Niza, Burdeos, Lyon y Marsella, entre otras localidades. Tanto las compañías aéreas regulares como las de bajo coste operan conexiones diarias entre Francia y la mayoría de los países del mundo, mediante vuelos directos o con escalas.

En autobús: existen eficientes compañías, como Eurolines, que ofrecen numerosos traslados regulares entre Francia y otros países europeos. Tal vez los viajes en autobús pueden resultar prolongados, aunque es un medio de transporte ágil y económico para moverse por Europa.

 

En tren: el TGV o Train de Grande Vitesse, pionero en transporte ferroviario de alta velocidad, permite recorrer todo el país cómodamente y también llegar hasta Londres o diversas ciudades de España. Para conseguir billetes a mejor precio es necesario adquirirlos con antelación.

Recomendaciones sobre salud y vacunas obligatorias

En Francia se exige tener vigentes las vacunas contra la difteria, la poliomielitis y el tétanos. Además, antes de viajar es recomendable ponerse las vacunas contra la hepatitis B, la tuberculosis, la tos ferina y las paperas. Los niños deben estar inmunizados contra el sarampión.

Clima

Francia tiene un clima templado, que presenta las temperaturas más suaves en el sur, y recibe la influencia de entradas de aire marítimo en la costa oeste. Las estaciones están bien definidas y ofrecen paisajes cambiantes, cada uno con su belleza particular. Por eso, una visita al país resulta interesante en cualquier época del año.

 

Si lo que desea es disfrutar de unas vacaciones de playa y sol, la mejor idea es que se dirija a la región sureste de Francia durante el verano. En el caso de que prefiera pasar unos días de turismo activo, practicando deportes de nieve, debería ir a las zonas del Macizo Central, los Alpes o los Pirineos durante la temporada invernal. Además, la época  navideña es fascinante, porque las ciudades francesas se llenan de luces, coloridos mercadillos y animación.

Descubra la infinidad de maravillas de Francia a su ritmo

Francia tiene tanto que ofrecer a sus visitantes que necesitará programar una larga estancia en el país o, de lo contrario, varios viajes, para poder descubrir sus diversas regiones y la excepcional riqueza de su patrimonio cultural. Entre los atractivos imprescindibles de visitar en Francia, podemos mencionar:

- París, la increíble capital del país, alberga gran cantidad de monumentos, preciosos parques, distritos singulares y bonitas terrazas donde comer o tomar un café. Al explorar los distintos entornos parisinos podrá descubrir la plaza de la Concordia, desde donde se pueden ver la emblemática Torre Eiffel, a la cual debería ascender, el Arco del Triunfo, los jardines de las Tullerías, la iglesia de la Madeleine y los Campos Elíseos. Recuerde visitar el bohemio barrio de Montmartre, el legendario Moulin Rouge y espectaculares museos, como el del Louvre y el de Orsay. Si le queda tiempo, programe una excursión en barco por el Sena, durante la cual podrá admirar las fachadas de las construcciones diseñadas por Haussmann. También es un plan excelente subir a lo alto de la torre Montparnasse, desde donde podrá disfrutar de unas hermosas vistas panorámicas de la Ciudad de la Luz.

- Al sudoeste de Francia, en la región que se extiende entre Burdeos y Toulouse, tendrá la oportunidad de descubrir kilómetros de viñedos, además de disfrutar de magníficas franjas de arena bañadas por el océano Atlántico. Gracias a estas hermosas playas, la zona ofrece un destino privilegiado para visitar en verano, aunque en otoño es también estupendo, ya que se observa una menor afluencia de turistas y, en cualquier caso, se puede saborear con total tranquilidad su excelente gastronomía.

- En la región sureste se extiende la Costa Azul, donde destacan ciudades como Niza o Cannes, que reúnen glamour y espléndidas playas mediterráneas donde brilla el sol radiante durante el verano. Al visitar esta zona podría alquilar un coche y explorar el interior, donde le sorprenderán la belleza y los aromas de los extensos campos de lavanda de la Provenza.

 

- Las montañas francesas ofrecen múltiples oportunidades para practicar deportes, relajarse y pasear, tanto en verano como en invierno. Las estaciones de los Alpes y los Pirineos son tan atractivas bajo el sol de agosto como durante la temporada invernal, cuando permiten practicar diversos deportes de invierno. Al visitar estas zonas podrá disfrutar del aire puro y de paisajes simplemente impresionantes.

- Con sus pueblos y ciudades tradicionales, que albergan infinidad de muestras de arquitectura típica, y la riqueza de sabores de su gastronomía, Alsacia es un destino francés extraordinario en cualquier época del año. La atmósfera de la región desborda de magia en invierno, especialmente en Estrasburgo, donde se monta un gran número de mercados navideños llenos de luces, especialidades culinarias típicas de la época, vino caliente, artesanías, textiles, cerámica e innumerables artículos más.

 

- Si le apetece realizar agradables paseos por la orilla del mar, además de conocer ciudades que albergan verdaderas joyas arquitectónicas y aldeas que son un tesoro de autenticidad, no dude en acudir a la región de Bretaña. Le asombrará su cultura propia y diferente, sus celebraciones tradicionales, la belleza de su costa y las delicias con las que tentará a su paladar. Definitivamente, no debe abandonar Bretaña sin antes haber probado las famosas crepes bretonas.

Seguridad

Las autoridades francesas consideran seriamente el riesgo de atentado y, por ello, aconsejan extremar la precaución, especialmente en las grandes ciudades. Aún así, Francia es un país seguro.
Se recomienda, asimismo, mantener la atención por la posible acción de los carteristas, particularmente habituales en los lugares turísticos, los barrios concurridos, las estaciones y los traslados en tren o en autobús.
Si ha decidido moverse en coche, cuide de no dejar objetos de valor ni equipaje a la vista al aparcar. 

Información práctica

La moneda de curso legal en Francia es el euro.

La mayoría de las tiendas abren de 9 a. m. a 7 p. m., y en las grandes ciudades pueden permanecer abiertas hasta más tarde, además de abrir los domingos, principalmente en París.

Podrá visitar la Torre Eiffel y la Torre Montparnasse los 365 días del año, aunque los museos suelen estar cerrados los lunes o los martes.

El almuerzo suele realizarse entre las 12 m. y la 1:30 p. m., y la cena se toma habitualmente a partir de las 8 p. m. Es muy poco frecuente encontrar restaurantes con servicio continuo; solamente en París existen algunos establecimientos que lo ofrecen.

El horario de invierno es GMT + 1 y el de verano es GMT + 2. El cambio a horario de invierno se establece el último fin de semana de octubre, y el horario de verano comienza su vigencia el último fin de semana de marzo.