¿Cuánto cuesta un visado para España?

Los ciudadanos de los países que no están exentos de la obligación de obtener un visado antes de entrar en el espacio Schengen deben completar todos los trámites necesarios y encontrarse en posesión de uno con un mínimo de 15 días de antelación antes de la fecha prevista para su viaje.

La visa Schengen se solicita en persona en la Misión Diplomática / Embajada u Oficina Consular española correspondiente y es necesario abonar una tasa obligatoria que no será reembolsada en caso de que la petición acabe siendo rechazada. Esa tasa varía dependiendo del tipo de visado:

Los visados de corta duración, es decir, que autorizan a su poseedor a entrar a España y permanecer en el país durante tres meses -incluidos el día de llegada y de salida-, cuestan 60 euros, al igual que los visados de tránsito aeroportuario necesarios para quienes vuelen de un estado no Schengen a otro haciendo escala en un aeropuerto del espacio Schengen y no planeen salir de la zona internacional.

Los visados de larga duración, es decir, para aquellas personas que deseen estudiar, trabajar o residir de manera permanente en territorio español, cuestan 99 euros.

También es importante tener en cuenta que los visados Schengen pueden tramitarse a través de centros especializados o empresas privadas que en muchos casos cobran sus propias comisiones administrativas.

Las tasas mencionadas anteriormente solo variarán cuando los miembros del espacio Schengen así lo decidan, pero existen ciertas excepciones o casos especiales:

Los menores de entre seis y doce años solo deben abonar 35 euros, al igual que los ciudadanos de Georgia, Kosovo, Rusia y Ucrania.

Los niños menores de seis años están exentos de pagar.

Los estudiantes e investigadores que viajen por motivos relacionados con su formación académica o con investigaciones científicas, los profesores que les acompañen y los representantes de organizaciones sin ánimo de lucro menores de veinticinco años que viajen para participar en algún evento relacionado con dichas entidades también están exentos de pagar.

La contratación de un seguro médico obligatorio que garantice una cobertura mínima de 30.000 € durante la duración total de la estancia en territorio español supone otro gasto a tener en cuenta en el caso de los ciudadanos de países que necesiten un visado Schengen para entrar en España.

A principios de 2019 la Unión Europea anunció la puesta en marcha a partir de enero de 2020 de un sistema de tramitación de visados simplificado que, en la práctica, implicará un aumento de las tasas actuales -de 60 a 80 euros para las visas de corta duración- que permitirá a los estados Schengen disponer de recursos económicos suficientes para ampliar su cobertura consular a nivel internacional, actualizar y agilizar los sistemas informáticos e invertir en la detección de posibles riesgos en materia de seguridad. A cambio, el proceso de solicitud podrá iniciarse con seis meses de antelación -no tres, como dicta la normativa actual- y los viajeros frecuentes podrán disfrutar de ciertos beneficios adicionales: quienes cuenten con un historial favorable, por ejemplo, podrán acceder a visados con un período de validez que irá aumentando paulatinamente u obtener visados de entrada múltiple.