Seguro Visa Schengen | Información de Republica Checa

Vuestro Seguro de Viaje Visa Schengen para Republica Checa a partir de 0,99€ / día ! AXA la marca N°1. Certificado en línea -Asistencia 24/24 & 7/7 - Productos a la medida.

Seguro de viaje a República Checa: programe ahora su viaje a Praga

Si reside en un país externo al Espacio Schengen, y decide viajar a la República Checa, deberá solicitar una visa especial como trámite previo a disfrutar de su estancia. De ese modo podrá sumergirse en la atmósfera de Praga, la capital, sin restricciones de ningún tipo, y también tendrá la oportunidad de descubrir la diversidad de atractivos de todas las regiones del país. Asimismo, deberá contar con un seguro de viaje para la República Checa, gracias al cual podrá explorar este fascinante país con total tranquilidad.

Su visa Schengen le permitirá moverse libremente por la República Checa

Su estancia en Chequia, tal y como se abrevia el nombre de la República Checa, es una ocasión ideal para conocer a la maravillosa Praga en profundidad, y también para explorar otros de los tantos hermosos lugares que alberga su territorio. ¿Reside usted en un país no integrado en la zona Schengen? Puede encontrar toda la información que necesita para obtener su visa y visitar la República Checa aquí

Entre los elementos obligatorios para conseguir la emisión de su visa Schengen se cuenta un seguro de viaje para la República Checa.

El seguro de viaje para la República Checa le protegerá eficazmente durante su estancia

Proporcionar una póliza de su seguro de viaje para la República Checa es una de las condiciones indispensables para que, en el primer país del Espacio Schengen que visite, sea emitida su visa. En el seguro mínimo a contratar deben figurar, necesariamente, estas dos coberturas específicas:

- repatriación en caso de accidente grave o muerte y

- cobertura de emergencias médicas, con una suma mínima asegurada de 30.000 euros.

Por supuesto, puede elegir una póliza más conveniente, con la que se puede beneficiar de coberturas adicionales, adecuadas a su viaje y a sus necesidades. Piense que, si viaja con su familia, puede contratar una oportuna protección para todos sus integrantes, además de poder asegurar su equipaje, sus gastos extra en comunicaciones y acceder a otros excelentes productos. Con un completo seguro de viaje para la República Checa estará en las mejores condiciones para disfrutar al máximo de su viaje. 

Formas de llegar a la República Checa

En avión: el aeropuerto internacional de Praga Václav Havel se encuentra a 20 kilómetros del centro de la ciudad, y destaca por ser el aeródromo más grande de Europa Central. Podrá reservar su vuelo hacia la República Checa en alguna de las numerosas aerolíneas regulares o en las de bajo coste, que ofrecen billetes a precios muy asequibles. En función de su país de origen, su viaje podría incluir alguna escala en Madrid, París, Londres o Amsterdam.

En autobús: es una forma muy económica de viajar a la República Checa, y también de moverse por este país. Eurolines ofrece frecuentes conexiones internacionales, con destino a Praga, Plzen y Brno, desde varias ciudades europeas.

En tren: hay dos estaciones de tren principales en Praga que le permiten comunicarse cómodamente con numerosos destinos europeos. Revise sus billetes cuidadosamente para asegurarse si su punto de partida o destino es la estación de Hlavni Nadrazi o la de Nadrazi Holesovice. Si planea realizar varios traslados, la mejor idea es que adquiera algún abono, que le permitirá viajar por un precio reducido. 

Consejos relacionados con salud y vacunas

Antes de viajar a la República Checa es recomendable tener vigentes las vacunas contra la difteria, el tétanos, la poliomielitis y, preferiblemente, también procure inmunizarse contra la encefalitis transmitida por garrapatas. Esta última vacuna es importante si planea visitar las zonas rurales del país. En cualquier caso, consulte a su médico, ya que no hay ninguna vacuna que sea obligatoria.

Clima

Al igual que muchos países europeos, la República Checa tiene un clima continental, con temperaturas medias templadas, aunque con estaciones bien definidas. Si prefiere evitar el frío puede optar por programar su viaje para el verano o para fines de la primavera, ya que en esta bonita estación aún puede nevar en el país.

Las diferencias entre las temperaturas invernales y las veraniegas son significativas, ya que Chequia es un país interior y carece de salida al mar. Si le apetece ir en invierno asegúrese de disponer de suficiente abrigo, especialmente si planea visitar zonas elevadas. Recuerde que, en enero, para tener una referencia, las temperaturas medias son de -2 °C. La mayoría de los viajeros coinciden en que la mejor época para visitar este país se da entre mediados de mayo y finales de septiembre.

Descubra la República Checa y déjese conquistar por su belleza

Magnífica, inmensamente rica y con paisajes que cambian ante los ojos asombrados de los visitantes, la República Checa enamora a primera vista a los apasionados por la arquitectura y la cultura.

- Praga: desbordante de magia y hermosura, la capital de Chequia le cautivará. Al pasear por sus calles se encontrará en medio de un verdadero escenario teatral, diferente en invierno y verano, aunque siempre espectacular. Puede iniciar su itinerario en el Castillo de Praga, que alberga un grandioso conjunto monumental conformado por la catedral de San Vito, símbolo de la ciudad, el Callejón de Oro, el antiguo Palacio Real, la basílica y convento de San Jorge y cuatro torres, la Daliborka, la Blanca, la Negra y la de la Pólvora, que fue convertida en el laboratorio de los alquimistas del emperador Rodolfo II durante el siglo XVI. Deténgase en la plaza de la Ciudad Vieja, un emblema de la riqueza arquitectónica de Praga, para admirar el reloj astronómico y, al caer el sol, dirija sus pasos hacia el Puente de Carlos para contemplar la puesta de sol. Además, existe en Praga un lugar especial, que normalmente no se incluye entre las visitas turísticas y que, sin embargo, le resultará interesante conocer. Se trata del cementerio judío de la ciudad.

- Bohemia es una hermosa región que se extiende al sur de Praga, y que no debe perderse durante su estancia en el país. En la tierra natal de Franz Kafka descubrirá paisajes rebosantes de encanto y lugares cargados de historia, diseminados en preciosos pueblos y ciudades tradicionales. Entre ellos destacan el castillo de Karlštejn, la ciudad medieval de Český Krumlov, declarada Patrimonio de la Humanidad, y la preciosa ciudad de Písek, con su emblemático puente gótico.

 

- Al sureste del país se extiende Moravia, una región que le permitirá descubrir otra faceta de la República Checa. Verde y fértil, en esta región se obtienen los mejores productos de la tierra, y es rica en viñedos y cuna de infinidad de genios, entre ellos el pianista Gustav Mahler y el célebre Sigmund Freud. Encontrará, además, pintorescas ciudades como Míkulov, Olomouc y la preciosa Telč.

Seguridad

Pueden registrarse casos de carterismo, principalmente en Praga y en otras zonas turísticas, y particularmente en restaurantes, tranvías y metros (la línea 22 es especialmente frecuentada por carteristas). Tome precauciones, como dejar sus documentos de identidad originales en la caja de seguridad del hotel, y llevar consigo fotocopias de los mismos, además de poca cantidad de efectivo.

Antes de iniciar un viaje en taxi, recuerde preguntar y establecer con claridad cuál es la tarifa correspondiente.

Si alquila un coche, es mejor dejarlo aparcado en un área vigilada o en un parking con servicio de seguridad durante la noche.

Información de utilidad

La moneda de la República Checa es la corona checa (koruna česká). Puede cambiar su moneda en el aeropuerto, así como también en Praga y en otras grandes ciudades. Los bancos y las oficinas de turismo también ofrecen el servicio de cambio de divisas. En cualquier caso, infórmese sobre el tipo de cambio vigente antes de realizar su operación. Si lo prefiere, podrá retirar dinero en efectivo directamente del cajero automático aunque, en este caso, tenga presente que es mejor sacar una cantidad significativa en cada oportunidad, para evitar que se multiplique su gasto por concepto de comisiones.

El idioma oficial de Chequia es el checo, aunque en Praga también se hablan el alemán y el ruso. Podrá, además, comunicarse en inglés con buena parte de la población. En los restaurantes no tendrá problema alguno, ya que la descripción de los platos añade, generalmente, fotografías del mismo.

La mayoría de las tiendas abren de 9 a. m. a 6 p. m. los días laborables, y hasta la 1 p. m. o las 2 p. m. los sábados. En el centro de Praga, los supermercados y diversas tiendas atienden al público en un amplio horario, que se prolonga hasta altas horas de la noche.