Seguro Visa Schengen | Información de Portugal

Vuestro Seguro de Viaje Visa Schengen para Portugal partir de 0,99€ / día ! AXA la marca N°1. Certificado en línea -Asistencia 24/24 & 7/7 - Productos a la medida.

Seguro de viaje para Portugal: un destino europeo imprescindible

Si decide viajar a Portugal y pertenece a un país no integrado en el Espacio Schengen, necesitará tramitar un visado especial, que le permita ingresar y adentrarse en sus hermosas ciudades, sus sorprendentes espacios verdes y sus tradiciones más auténticas con toda comodidad. Gracias a su visa Schengen podrá visitar Portugal y, además, cualquiera de los 25 países que forman parte de esta área. Otro aspecto esencial a considerar es la contratación de un seguro de viaje adecuado para su estancia en Portugal, ya que es uno de los documentos obligatorios a presentar para que su visa Schengen sea emitida.

Hágase una escapada a Portugal con una visa Schengen

Además de un seguro de viaje específico, al solicitar su visa Schengen para visitar Portugal deberá facilitar otros elementos como, por ejemplo su pasaporte en vigor. En el siguiente enlace podrá encontrar suficiente información al respecto: https://www.portugal.gov.pt/pt/gc21  (en portugués).

 

Al iniciar el trámite deberá cumplimentar un formulario y proporcionar información sobre el motivo de su viaje, sea por vacaciones, por estudios, por negocios, etc., y adjuntar la documentación requerida.

Su seguro de viaje para Portugal le puede proporcionar excelentes beneficios

El seguro de viaje para Portugal obligatorio al emitir su visa Schengen debe cubrir, al menos, la repatriación en caso de ocurrir un accidente grave o fallecimiento, y también los eventuales gastos por emergencias médicas, por un mínimo de € 30.000.

 

Para viajar placenteramente, con un plan que le permita sentir una mayor protección, tiene la posibilidad de contratar un seguro de viaje para Portugal que integre coberturas adicionales. En función de su presupuesto, su situación personal, las expectativas de su viaje y sus necesidades, puede solicitar protección en caso de hospitalización, asistencia si viaja sin compañía, extensión de la estancia, compensación en caso de pérdida o robo de equipaje, etc. Tenga presente que un seguro adecuado a usted y a sus planes de viaje le permitirá disfrutar de su estancia en Europa con una agradable sensación de amparo y tranquilidad.

Cómo llegar a Portugal

En avión: casi todos los vuelos internacionales hacia Portugal aterrizan en Lisboa, pero algunas conexiones aéreas pueden llegar a las ciudades de Porto o Faro. TAP Portugal es la aerolínea portuguesa, y opera vuelos nacionales e internacionales. Si despega desde América del Norte podría tener que realizar alguna escala, por ejemplo en Londres o París, aunque entre Miami y Lisboa TAP Portugal ofrece vuelos directos.

En autobús: desde muchas ciudades europeas parten autobuses de líneas regulares hacia Portugal. La compañía Eurolines, por ejemplo, ofrece dos viajes a la semana a Portugal, y el destino puede ser Lisboa, Porto o Faro.

En tren: podrá viajar en tren a Lisboa desde numerosas capitales europeas. Según su país de salida, puede tener que realizar un transbordo en Francia o España. Es una buena idea conseguir descuentos mediante la compra de abonos o tarjetas.

En barco: Existen trayectos regulares de ferry entre España y Portugal, que le permitirán acercarse incluso con un coche de alquiler. Por ejemplo, desde la ciudad española de Ayamonte salen ferrys hacia Vila Real de San Antonio, localidad situada en la región sur de Portugal.

Cuidado de la salud y vacunas

Si bien no existe ninguna vacuna obligatoria para viajar a Portugal, gracias a sus adecuadas condiciones sanitarias, es recomendable vacunarse contra la difteria, el tétanos y la poliomielitis. Además, consulte a su médico si es oportuno para usted vacunarse contra la encefalitis transmitida por garrapatas, particularmente si planea explorar zonas rurales durante la  primavera o el verano.

Clima

El clima es muy diferente entre el norte y el sur de la zona continental de Portugal. Se aprecian temperaturas más bajas en las áreas cercanas a España, aunque el país goza de unas 3.000 horas de sol al año, lo que hace que se pueda disfrutar de la belleza de su costa y de sus paisajes de interior en cualquier temporada. De todas formas, si prefiere pasar unos días en sus magníficas playas, disfrutando del sol y de la brisa marina, su mejor alternativa es viajar a Portugal entre junio y septiembre.

La Serra da Estrela, donde  se encuentra el punto más alto del país, ofrece buenas condiciones para esquiar durante el invierno.

En general, si desea aprovechar tanto de la costa como del interior, es aconsejable centrarse en el otoño y la primavera a la hora de planificar el viaje.

El clima de las islas Azores, por su parte, es templado y agradable a lo largo de todo el año, gracias a la influencia de la corriente del Golfo, y Madeira ofrece condiciones climáticas subtropicales, con temperaturas medias de 19 °C en invierno y un promedio de 24 °C en verano.

Descubra el polifacético atractivo de Portugal

Cualquiera sea el momento de su llegada a Portugal, este increíble país le enamorará. En sus diversas ciudades se funden las antiguas tradiciones con el avance de la modernidad, la belleza natural y la hospitalidad de su gente. Puede iniciar su viaje en Lisboa, y continuar por la costa y el interior. Prepárese, porque cada rincón le sorprenderá. - Lisboa, la capital más occidental de Europa continental, alberga tesoros arquitectónicos y tradiciones que la convierten en un verdadero museo viviente. Comience su exploración en la plaza del Comercio y diríjase hacia la Torre de Belém, para luego admirar el puente Vasco da Gama desde el castillo de San Jorge. Recuerde realizar el recorrido del emblemático tranvía 28, que le descubrirá infinidad de rincones maravillosos al surcar las encantadoras callejuelas lisboetas. Las líneas de tranvía y los elevadores permiten acceder a las siete colinas que rodean a la ciudad, para contemplarla desde sus miradores. No se le ocurra dejar de probar las deliciosas especialidades gastronómicas portuguesas, como el bacalao preparado de distintas maneras y los dulces pasteles de nata o pasteles de Belém, cuya receta secreta nació en el siglo XIX en el Monasterio de los Jerónimos, otro magnífico enclave de visita obligada en la ciudad. - Oporto, ciudad mágica y hermosa, está repleta de joyas arquitectónicas. Al recorrer sus calles podrá descubrir la catedral, situada en el corazón del centro histórico, la Iglesia de San Francisco y la iglesia y Torre de los Clérigos, el edificio religioso más elevado de Portugal. Destine tiempo, además, a conocer la librería Lello, los museos y algunas de las famosas bodegas de Oporto, que se encuentran en la localidad de Vila Nova de Gaia. - El Algarve, la región más turística de todo el país, alberga playas idílicas, una gran riqueza natural interior y un patrimonio arqueológico inmensamente interesante. Gracias a ello la zona es un reclamo para veraneantes, apasionados por los deportes al aire libre y amantes de la historia. La presencia romana en la región se puede apreciar en sitios como el centro arqueológico de Cerro da Vila, cerca de la marina de Vilamoura, la villa romana de Milreu y la de Abicada, en Portimão. Además, es posible admirar antiguas construcciones también testimonios de la historia del Algarve, como el castillo de Alcoutim, en el distrito de Faro, y la fortaleza de Sagres, enclavada en un área donde se observan numerosos menhires y monumentos megalíticos. - Permítase un tiempo para explorar a su aire la región vinícola del Duero, hermosa tierra que invita a descubrir la auténtica esencia portuguesa, aún intacta en el corazón de los pequeños y pintorescos pueblos que encontrará a su paso. - Si desea disfrutar de las costas y el mar, planee excursiones a Lagos y Nazaré, dos ciudades marineras y portuarias que le encantará descubrir. Y, por supuesto, podría volar a la isla de Madeira, donde se descubrirá entornos naturales maravillosos, playas idílicas y un panorama gastronómico variado y delicioso.

Seguridad

Es aconsejable que mantenga sus pertenencias vigiladas en las zonas turísticas y costeras, ya que en los lugares concurridos los carteristas intentan hacer su agosto. Son particularmente frecuentes a bordo del transporte público, inclusive en los tranvías. Otro aspecto a tener en cuenta es conservar los elementos de valor y el equipaje en el hotel al ir a la playa, puesto que es mejor no dejar nada en el vehículo aparcado, ni siquiera en el maletero. 

Recuerde también que entre el 1 de junio y el 30 de septiembre está estrictamente prohibido encender fogatas o hacer barbacoas en áreas forestales, debido al riesgo de incendios.

Información práctica

La moneda de cambio utilizada en Portugal es el euro. Si necesita cambiar dinero podrá hacerlo en los bancos, abiertos de 8:30 a.m. a 3 p.m. de lunes a viernes, o en alguna de las entidades de cambio de divisas. En cualquier caso podrá extraer efectivo a cualquier hora en los cajeros automáticos, mediante su tarjeta, con la cual también le convendrá pagar siempre que sea posible.

 

Las tiendas abren de 9 a. m. a 7 p. m. los días laborables. Los sábados suelen cerrar a la 1 p. m. Los supermercados atienden al público en un horario más amplio, generalmente hasta las 9 p.m.