¿Qué cambios le están sucediendo a la visa Schengen en 2020?

En 2019 el Parlamento y el Consejo de la Unión Europa acordaron revisar el código de visados Schengen, que no se había alterado desde hacía casi una década, por una serie de motivos que se explican a continuación.

Por una parte, el coste de las tasas no se había actualizado desde 2006 y era necesario adaptarlo a la inflación para que cubriera al menos el coste del proceso de tramitación. Por otra, el aumento de casi el 60 por ciento en el número de solicitudes recibidas hizo evidente la necesidad de crear un sistema menos farragoso y uniforme.

Finalmente, se trataba de un paso más para seguir reforzando la política común de inmigración frente a posibles amenazas a la seguridad interna.

¿A quién afecta estos cambios?

La nueva normativa que ha entrado en vigor en febrero de 2020 afecta a los viajeros de todos los países que estaban y están obligados a solicitar un visado Schengen antes de ingresar en este área de Europa formada por 26 países.

Para consultar qué países no están exentos de la obligación de visado, visite el siguiente enlace: Quién necesita un visado Schengen

¿Cuáles son los cambios que se producirán a lo largo de 2020?

Precio de las tasas

La tasa estándar de un visado Schengen de corta duración ha aumentado de 60 a 80 euros.

Los niños con edades comprendidas entre 6 y 12 años pagan 40 euros y los menores de 6 años pueden solicitar el visado Schengen de manera gratuita.

La nueva regulación también introduce un mecanismo que permite revisar esta cifra cada tres años para decidir si debe variar.

Las excepciones a la hora de pagar estas tasas que los estados Schengen han establecido de manera individual deben consultarse con cada uno de ellos a través de sus embajadas y consulados.

Presentación de la solicitud del visado

A partir de ahora los formularios oficiales de solicitud se podrán presentar de manera online utilizando la firma electrónica, a diferencia de lo que era habitual anteriormente, ya que la mayoría de estados Schengen solo aceptaban copias físicas de los documentos.

Este novedoso servicio tardará un tiempo en implantarse, por lo que hay que consultar con cada embajada o consulado correspondiente del país de residencia del solicitante para descubrir si está disponible.

Plazos de presentación de la solicitud

La antelación con que se puede iniciar el proceso administrativo ha aumentado de tres a seis meses y también se ha establecido una fecha límite oficial de quince días antes del inicio del viaje.

El punto más importante quizá sea la homogeneización de los visados de entrada múltiple.

Novedades en los visados de entrada múltiple

Este tipo de visas, que autorizan a su titular a entrar en el espacio Schengen en varias ocasiones diferentes a lo largo de un período de tiempo concreto, existían desde hace tiempo, pero con una normativa difusa.

Los cambios en el código de visados han introducido una novedad importante. Los viajeros que visiten con frecuencia el espacio Schengen y que cuenten con un historial positivo serán ‘premiados’ con visados de entrada múltiple cuyo período de validez irá aumentando gradualmente, desde un año a un máximo de cinco, en función de distintas condiciones.

Para acceder a un visado de entrada múltiple con una validez de un año, por ejemplo, habrá que ser capaz de acreditar que en los dos años previos a presentar esta solicitud se obtuvieron al menos dos visas Schengen. Una vez concedido el primer visado de entrada múltiple, el período de validez irá aumentando por tramos, siempre y cuando se siga utilizando. Además, el titular de este tipo de visas deberá ser capaz de argumentar motivos sobradamente justificados para sus viajes al espacio Schengen.

El historial de visado también cobra una importancia vital a la hora de beneficiarse de este tipo de permisos. Quienes hayan alargado anteriormente su estancia en un estado Schengen más de lo permito por su visado no podrán beneficiase de esta medida.

Seguros médicos

Las personas que deseen obtener un visado Schengen siguen teniendo que presentar un justificante que certifique la contratación un seguro médico y de viaje junto al formulario oficial de solicitud y el resto de la documentación. Esta norma no ha cambiado con la revisión del código de visados.

La póliza debe garantizar una cobertura mínima de 30.000€ durante la duración total del viaje, más otros quince días adicionales. Además, debe cubrir gastos básicos como la repatriación en caso de emergencia, la asistencia legal, la asistencia médica o la asistencia en caso de accidente en todos los estados Schengen.

AXA ofrece tres tipos de seguros médicos y de viaje para quienes estén planeando viajar al espacio Schengen a precios muy competitivos: desde una opción muy asequible a partir de 0,99 € al día, a otra conocida como Europe Travel, que ofrece una cobertura más completa desde 1,50 € al día, y el paquete Multi Trip para quienes planeen solicitar un visado de entradas múltiples, que cuesta 298 € al año.

Una vez contratado el seguro, del tipo que sea, se recibirá automáticamente un certificado que permitirá iniciar cuanto antes los trámites para obtener su visado.

Para más información sobre los seguros de viaje y médicos, visite el siguiente enlace: Tipos de seguro de viaje Schengen

Preguntas frecuentes sobre los cambios que están sucediendo en los visados Schengen

¿Tendré que acudir a la embajada o el consulado para conseguir el ETIAS?

No. El proceso está pensado para realizarse de manera rápida a través de internet. Solo se necesitará el pasaporte, una tarjeta de crédito o débito y una dirección de correo electrónico.

¿Es obligatorio presentar la solicitud del visado con seis meses de antelación?

No, la extensión del plazo no implica que deban iniciar los trámites administrativos con tanta antelación. Sin embargo, cabe recordar que existe un plazo mínimo de quince días y siempre resulta conveniente contar con un margen amplio por si surgiera algún problema durante el proceso.

¿Cuánto tardaré en obtener una respuesta a mi solicitud?

El plazo máximo para conceder o denegar una solicitud de visado Schengen sigue fijado en quince días, pero la espera puede alargarse en casos concretos cuando se requiera más información -médica o similar- del solicitante o por cualquier otro motivo determinado por las autoridades del estado Schengen que se ocupe de los trámites.